Abel Jaime

Nuria es propietaria de una pequeña librería de barrio. Como en todos los negocios de este tipo, los meses previos a septiembre son clave para el negocio por la proximidad de la campaña de libros escolares. Sería más sencillo si todos los pedidos fueran lotes completos de cada curso, pero la realidad es que cada familia tiene unas necesidades y algunas consiguen ciertos libros heredándolos de hermanos mayores o amigos. Nuria recibe encargos desde el teléfono, el email y hasta de su WhatsApp personal. A la hora de entregarlos, llama por teléfono a cada familia o les envía un mensaje. Y si los padres trabajan hasta tarde o no les viene bien ir a por los libros, Nuria se los acerca a casa sin coste adicional. Todas estas circunstancias hacen que reciba cada año más pedidos. Su valor está, más allá en el margen que obtenga con cada venta, en la satisfacción y confianza de sus clientes. Confianza que año tras año renuevan.

Si hay un sector centrado en las conexiones (especialmente vía targetización) y en los contenidos, ese es Motor. Las marcas están viviendo uno de los momentos de mayor competitividad en todos los segmentos, ya que las marcas se esfuerzan en desarrollar modelos que cubran todo el espectro de necesidades, lo cual hace que el comprador tenga más donde elegir que nunca entre modelos con similares prestaciones. Desde el punto de vista de la Comunicación y el Marketing, esto nos obliga a centrarnos en aquellas variables más diferenciales, en aquellas diferencias tecnológicas, de conectividad o seguridad que aportan mayor valor a ojos del consumidor y, dada la coyuntura, en variables de puro estímulo económico –facilidad para la compra y renovación, precio, valor reventa…– atacando de manera directa al usuario por mensaje, por creatividad y por momento de contacto con él.

MediaCom ha ganado, por segundo año consecutivo, un Premio Digital Execs en la categoría 'Intensidad y éxito en Comunicación y Publicidad en Medios Digitales’. Lo ha hecho con un caso para Vitalínea cuyo resumen os dejamos aquí abajo. Un caso del que aprender con el sello MediaCom.