Hace unos días media España colapsó con el temporal de nieve: atascos, cadenas, máquinas quitanieves... Pero los amantes del esquí, entre los que me incluyo, a cada copo que caía pensábamos en una próxima escapada para disfrutar bajando las pistas blancas.

Al pensar en la nieve es inevitable asociarlo con los Juegos Olímpicos de Invierno, que justo finalizaron ayer. Y ha sido el único acontecimiento deportivo de este año; no podemos olvidar el Mundial de Fútbol en Rusia este verano, cuyos derechos fueron finalmente adquiridos por Mediaset. Una apuesta financiera elevada del grupo, que distribuirá los partidos entre Telecinco y Cuatro.

Espacio de Content

Publicidad nativa. Formato no intrusivo, amable y cercano, que favorece captar la atención de un consumidor que recibe al día miles de estímulos no siempre deseados allá donde va. Pero es publicidad, aunque afecte mínimamente a la navegación en un site, de un consumidor que cada vez está menos dispuesto a recibir publicidad al uso, especialmente en su móvil, y que demanda interfaces más limpias. No hay más que ver lo que están haciendo plataformas como Facebook y Google en sus páginas en móvil, aplicando diseños más limpios que minimizan la presencia del display. Y precisamente por este cambio puede ser una magnífica aliada que haga incluso innecesarios los adblockers. Precisamente, en este ámbito –el mobile– es donde la publicidad nativa puede tener mayor recorrido a lo largo de este año porque, al revés que el display, evita los clics por error.

Espacio de Connections

En 1948 la Sociología denominaba a la audiencia ‘masa’, tomando a los consumidores como cantidades ingentes de personas que, expuestas a estímulos de los medios, eran totalmente manipulables. En 1992 Paul Lazarsfeld y Robert K. Merton se encargaron de negar esta teoría afirmando que los efectos de los medios son limitados y que los espectadores u oyentes no son manipulables y escogen lo que quieren consumir.