Espacio de Connections

Si tuviera que elegir una marca que cambia de actividad o que diversifica su negocio, la primera que me viene a la cabeza es Amazon. Casi como si se tratase de Mortadelo, adopta diferentes personalidades –sin los estrepitosos fracasos del agente de la TIA–, a veces totalmente dispares. En el último año hemos visto cómo ha vendido coches; se ha aliado con inmobiliarias para vender viviendas; con productoras para generar contenido; ha abierto librerías físicas y ahora su próximo objetivo es convertirse en un banco.

Su estrategia, según el diario económico Expansión gira en torno a 3 pilares: pagos, depósitos y préstamos. Así, Amazon Cash ofrecerá de forma gratuita el depósito de dinero en una cuenta digital en tiendas minoristas mediante un código de barras, mientras que Amazon Lending ofrece, mediante acuerdos con entidades financieras, préstamos a pymes.

Espacio de Connections

Esta mañana mientras tomaba mi primer café consultaba los diarios económicos como cada día. La noticia destacada es que el BBVA comenzará a vender carne gourmet en su canal de ventas. Más allá del chascarrillo de pedir un préstamo y un filete premium, la entidad financiera está diversificando su negocio y comienza a competir con otros players, alejados de su core business, como puede ser el caso de Amazon y su servicio Prime Now.

Amazon y BBVA no son los únicos, Deliveroo también ha pasado de repartir comidas a cocinar sus propios platos y varios supermercados se han sumado ya a la comida lista para llevar y disfrutar en casa. No es una moda pasajera ni fruto de un capricho, ya que el 46% de los consumidores compra frecuentemente comida preparada como indica Aecoc, Asociación de empresas de gran consumo.

 

Espacio de Connections

Hace justo un año que Martin Sorrell publicaba un artículo en el que afirmaba que Amazon le quitaba el sueño. No sólo porque había revolucionado el comercio minorista sino por su creciente protagonismo en la industria publicitaria. 

Espacio de Content

Hace días leíamos que YouTube se sube al carro de la producción audiovisual. Lo hace a través de una serie basada en Step Up, un éxito de taquilla que protagonizaron Channing Tatum y Jenna Dewan en 2006. La película cuenta la historia de dos jóvenes que aspiran a ser bailarines profesionales. YouTube ha visto su potencial y ha decidido estrenarse como productora de series basando su primer proyecto precisamente en ese film. Esta vez la plataforma de vídeo más famosa de Internet quiere estar detrás de la producción de la serie y convertirla en producto propio.