Espacio de Content

Leía con sorpresa hace unos días que los internautas han creado una petición en change.org, plataforma que usa Internet para reinvindicar el cambio social, para que Snapchat restableciera el diseño original de la aplicación y cancele la última actualización. Los usuarios se quejan de que los últimos cambios, entre los que se encuentra la nueva interfaz de contenido, que separa las actualización de contenido multimedia y las de amigos. También se quejan del carácter infantil que ha adquirido esta nueva versión.

 

Espacio de Content

Bisbal, Chenoa, Bustamante o Rosa de España ya son personas (y personajes) del imaginario colectivo. Todos (bueno, no todos vale, pero sí muchos), lloramos/lloraron cuando Rosa no ganó Eurovisión o cuando Chenoa salió en chándal a la calle con el corazón roto. Hace 16 años que Operación Triunfo irrumpió en el hogar de los españoles mediante la Televisión y han hecho falta muchas ediciones, sin pena ni gloria, para que vuelva a convertirse en un fenómeno de masas.

 

Más allá de la selección de concursantes, de sus prodigiosas voces o naturalidad en la Academia, en lo que sí estamos de acuerdo es que este programa ha supuesto un revulsivo en la audiencia y una poderosa lección para las cadenas: la audiencia ya no es cuestión de share en la noche de la emisión, sino que hay que dar, además, la nota en redes.

Espacio de Digital University

Si hay un sector centrado en las conexiones (especialmente vía targetización) y en los contenidos, ese es Motor. Las marcas están viviendo uno de los momentos de mayor competitividad en todos los segmentos, ya que las marcas se esfuerzan en desarrollar modelos que cubran todo el espectro de necesidades, lo cual hace que el comprador tenga más donde elegir que nunca entre modelos con similares prestaciones. Desde el punto de vista de la Comunicación y el Marketing, esto nos obliga a centrarnos en aquellas variables más diferenciales, en aquellas diferencias tecnológicas, de conectividad o seguridad que aportan mayor valor a ojos del consumidor y, dada la coyuntura, en variables de puro estímulo económico –facilidad para la compra y renovación, precio, valor reventa…– atacando de manera directa al usuario por mensaje, por creatividad y por momento de contacto con él.