Adolfo Fernández

Numerosos cambios han dinamizado el sector de Automoción y revolucionado una industria clave en el tejido empresarial de cualquier país. Estos movimientos tienen especial relevancia en un momento en el que la oferta de transporte privado se multiplica, es más competitiva e incluso ofrece nuevos modelos de negocio basados en el pago por movilidad. Factores que hacen que la adquisición de un vehículo privado empiece a no ser la opción principal de transporte para algunos segmentos de población.

Hoy, comunicación y comercialización van de la mano.  Nunca hubo tan poca distancia entre el momento de la comunicación y el de venta, y esto hace que los medios sean más importantes para el negocio de las marcas que nunca. Las marcas exitosas se han dado cuenta de que las necesidades del consumidor no cambian, no lo han hecho  en decenas de años, sino que evolucionan.

En los últimos 15 años, el 52% de las compañías Fortune 500 han desaparecido. En lo alto de la lista se han encumbrado recién llegados como Google, Apple, Amazon, Facebook, Spotify... que comparten una fuerza común: son creadores de relaciones.

De acuerdo con el reciente informe de Interacción 2017 de GroupM, aproximadamente el 32% de los internautas en todo el mundo han instalado ad blockers. Los PC gamers pudieron ser los primeros en subirse al carro, pero las fuentes indican que uno de cada cuatro usuarios de smartphones también los utilizan.

Cada persona nos tomamos un café de manera diferente y vemos la tele de manera distinta. Las personas, lejos de ser masa, somos únicas. Parece obvio, ¿verdad? Sin embargo, es ahora cuando la tecnología posibilita que las marcas puedan dirigirse a cada una cuyo consumo y hábitos son diferentes entre sí. Así es la planificación del futuro: la que consigue que un anunciante haga a su consumidor sentirse único sin acabar en el limbo de la distracción.

En los años 80, el manifiesto DDB supuso la gran revolución creativa en España. El fundador de DDB, autor de los primeros anuncios del Beetle, ejemplo de síntesis creativa, dejó un legado al que no siempre la creatividad fue fiel pero que creo deberíamos recuperar hoy. El ingenio creativo, la provocación, la inspiración,… ser capaces de interactuar para abrir un diálogo y persuadir. En su ideario había espacio de colaboración entre la idea, los medios y la investigación. Fue después cuando MMLB rompió el modelo de los medios, poniendo el acento en la parte financiera, y a partir de ahí se generó la ruptura que separó creatividad y medios, un modelo con el que hemos llegado a nuestros días. Olvidando que deben caminar juntos. 

Llevamos tiempo hablando de un consumidor que utiliza su poder para controlar las marcas pero, sinceramente, no estoy tan seguro de que quiera dominar nada.

Quizás sea simplemente que la movilidad ha cambiado su forma de relacionarse con lo que le gusta y que la tecnología lo ha hecho posible. Esto le ha sitúa en un punto diferente al que ha ocupado durante años. Se informa, se entretiene, comparte y en ocasiones también compra… Hasta ahí, nada nuevo. La principal diferencia es que ahora en gran medida lo hace a través de medios conectados.