Quiero...¡Tu voz!

Escrito por 

El otro día estaba viendo La Sirenita con mis sobrinos por vigésima vez y de repente me di cuenta de que Úrsula, la bruja del mar, fue una visionaria. Ella ya tenía claro en 1990 que quería ¡LA VOZ! de Ariel, la sirenita enamoradiza. Y este año parece que todos nos hemos puesto el disfraz de Úrsula porque la Voz es una de las grandes tendencias. Y, como suele ocurrirnos a quienes trabajamos en Publicidad, veas lo que veas acabas pensando en cómo puede servir o afectar a tu profesión. Lo pensé con la Voz.

Al hablar de ella en Publicidad podemos distinguir tres grandes áreas: asistentes móviles–Siri, o Cortana, por citar alguno–; los asistentes domésticos y el Search Marketing.

Poco hay que añadir de los asistentes móviles pero sí de los asistentes domésticos. De hecho, el hogar se ha convertido en el objeto de deseo de compañías de la talla de Google con Google  Home, Amazon con Echo o el Homepod de Apple… Y dentro de poco veremos a otros players interesarse por la Voz.

Y cómo no, tenemos que hablar de Search Marketing. Comscore prevé que en 2020 –a la vuelta de la esquina– las búsquedas por voz alcanzarán el 50% del total de las búsquedas que se realicen en Internet. Este auge procede de la penetración de los smartphones y de la comodidad que nos ofrece al poder realizar otra tarea al mismo tiempo o, lo que es lo mismo, estamos hiperconectados y somos multitarea.

El SEO por voz atenderá a diferentes parámetros que el SEO tradicional –paradójico hablar de tradicional en una disciplina relativamente novedosa– puesto que no nos expresamos oralmente al igual que por escrito. En la búsqueda por voz será importante el contexto semántico; tendremos en cuenta una construcción gramatical más compleja y que conlleva entonación. Atención a esto último, ya que gracias a la inteligencia artificial, serán capaces de interpretar nuestro estado de ánimo o la intencionalidad.

¿Nos acabaremos enamorando de la voz de nuestros asistentes, siempre disponibles y amables? Ya lo hizo Joaquín Phoenix en Her. Buena película, por cierto. ¡Os la recomiendo!

Medios