La turista muerta y el robo en el bazar chino

Escrito por 

Hace unos días Twitter ardía con el hilo de una programadora informática –y gamer de noche– que decía que había encontrado un móvil. Tweet a Tweet, como si se tratara de una novela de misterio, iba desvelando que pertenecía a una turista que había muerto ocho años atrás en un accidente de tráfico. 

 

Poco a poco, y por las pistas ofrecidas, parece que quien está detrás de esta historia es Manuel Bartual, cuyo hilo de sus vacaciones del año pasado fue Trending Topic.

 

Esta historia me recuerda a otro hilo que leí hace unos meses, que se hizo viral por la gracia con la que estaba contada la historia de un robo en un bazar chino. Os prometo que lloré de risa al leerla.

 

¿Qué ingredientes son necesarios para que un contenido sea viral? ¿Qué hace que algo te enganche? ¿Hay una fórmula mágica para que funcione? ¿Cómo podemos hacer que uno destaque entre el maremágnum diario de contenidos?

 

Para viralizar, el Santo Grial de los contenidos, debemos ofrecer un producto de calidad, interesante y que realmente genere engagement con los espectadores. Queremos que disfruten y deseen compartirlo con sus amigos y conocidos. Como dice mi compañero Adrián Chinchilla, Head of Content de MediaCom: "Las marcas ahora no sólo compiten contra otras marcas, también lo hacen contra Beyoncé o Marvel".

 

Pero qué tienen en común todos los contenidos que triunfan: las emociones; multitud de estudios revelan que apelar a las emociones funciona. Y las emociones a despertar con la ira, la risa o el asombro. ¿Quién no ha compartido un vídeo que le indignase? ¿O uno con el que es inevitable morirse de la risa? Confesad, lo hemos hecho todos.

 

Además de ser emocional, creativo, capaz de sorprender también debe ser fácil de compartir. Los internautas se convierte no sólo en prescriptor sino también en distribuidor de contenidos. Y no olvidéis añadir a la receta imágenes, infografías y vídeos. Dejad a un lado la duración tipo Lo que el viento se llevó; recordad que la mayoría de vídeos se consumen en el móvil. No les gastemos los megas que luego se nos enfadan los internautas con razón.

 

¿Y cómo podemos saber qué les gusta a los usuarios? El conocimiento se vuelve imprescindible. Mediante el Data podemos saber quiénes son, qué les gusta, su historial de navegación… Aprovechemos esa montaña de información y transformémosla en insights de valor para las marcas. Yo mientras tanto voy a buscar alguna historia en Twitter digna de seguir en estas tardes veraniegas.

 

Foto I Muy Interesante