Content

De acuerdo con el reciente informe de Interacción 2017 de GroupM, aproximadamente el 32% de los internautas en todo el mundo han instalado ad blockers. Los PC gamers pudieron ser los primeros en subirse al carro, pero las fuentes indican que uno de cada cuatro usuarios de smartphones también los utilizan.

Publicidad nativa. Formato no intrusivo, amable y cercano, que favorece captar la atención de un consumidor que recibe al día miles de estímulos no siempre deseados allá donde va. Pero es publicidad, aunque afecte mínimamente a la navegación en un site, de un consumidor que cada vez está menos dispuesto a recibir publicidad al uso, especialmente en su móvil, y que demanda interfaces más limpias. No hay más que ver lo que están haciendo plataformas como Facebook y Google en sus páginas en móvil, aplicando diseños más limpios que minimizan la presencia del display. Y precisamente por este cambio puede ser una magnífica aliada que haga incluso innecesarios los adblockers. Precisamente, en este ámbito –el mobile– es donde la publicidad nativa puede tener mayor recorrido a lo largo de este año porque, al revés que el display, evita los clics por error.

Lo audiovisual triunfa: El vídeo es el rey. Este furor se materializó con YouTube desde su fundación en 2005, pero ahora las principales redes sociales se apuntan a la carrera espacial del vídeo. No hay más que ver cómo desarrollan funcionalidades para compartir contenidos propios (Facebook Live) o, en su defecto, adquieren otras (Twitter con Periscope). Pero, si hay una red social que ha desatado la fiebre entre los adictos al vídeo, ha sido Snapchat. Sus números, nada menos que 10.000 reproducciones diarias según Bloomberg, han atraído las miradas de todos. Especialmente la de Facebook, que a principios de agosto lanzó Instagram Stories para competir de forma directa con el mismo formato. ¿Qué tienen estas redes sociales para haber encandilado al público millennial?

Hace días leíamos que YouTube se sube al carro de la producción audiovisual. Lo hace a través de una serie basada en Step Up, un éxito de taquilla que protagonizaron Channing Tatum y Jenna Dewan en 2006. La película cuenta la historia de dos jóvenes que aspiran a ser bailarines profesionales. YouTube ha visto su potencial y ha decidido estrenarse como productora de series basando su primer proyecto precisamente en ese film. Esta vez la plataforma de vídeo más famosa de Internet quiere estar detrás de la producción de la serie y convertirla en producto propio.

Palabras como m-commerce, big data, Internet of Things o wearables no dejan de aparecer por doquier como tendencia, a pesar de que algunas son ya una realidad en nuestra vida cotidiana. Y, si en algo se insiste estos años, es en que vivimos en la era del Contenido y el Contexto. Oímos que la mejor manera de diferenciarse y de seguir siendo competitivos es crear contenidos de calidad, interesantes, atractivos y que aporten valor. Yendo más allá, los que más nos calan e impactan son los audiovisuales. YouTube es la red social del vídeo por excelencia y se dice que es la televisión del futuro. Google, incluso, ya ha recomendado a las marcas con foco en la audiencia de entre 16 y 34 años que inviertan un 24% de su presupuesto de TV a YouTube.

Mi madre siempre me decía que “Las mejores esencias se guardan en frascos pequeños”. Encierra lo pequeño un gran tesoro que debe ser cuidadosamente mimado y atendido. Más allá de grandilocuencias, vivimos de pequeños recuerdos, pequeños instantes que dan luz a lo que somos y que nos definen. Y de esta filosofía bebe el marketing que viene, con el objetivo de focalizarse en los momentos que hacen única la vida de todo ser humano.

¿Quién no ha pedido alguna vez un lego por Navidad? Cientos de piezas de colores para dar vida a nuestros universos imaginarios. A simple vista, se trata de una marca de pequeños bloques de construcción que trata de fomentar la creatividad e imaginación de los pequeños contrarrestando el dominio de la tecnología digital. Pero lo cierto es que sus ‘juguetes’ y piezas interconectables, las que forman el mundo LEGO, han saltado de la caja para convivir con nuestro mundo.