YouTubers: Prescriptores y generadores de contenido en vídeo

Escrito por 

Palabras como m-commerce, big data, Internet of Things o wearables no dejan de aparecer por doquier como tendencia, a pesar de que algunas son ya una realidad en nuestra vida cotidiana. Y, si en algo se insiste estos años, es en que vivimos en la era del Contenido y el Contexto. Oímos que la mejor manera de diferenciarse y de seguir siendo competitivos es crear contenidos de calidad, interesantes, atractivos y que aporten valor. Yendo más allá, los que más nos calan e impactan son los audiovisuales. YouTube es la red social del vídeo por excelencia y se dice que es la televisión del futuro. Google, incluso, ya ha recomendado a las marcas con foco en la audiencia de entre 16 y 34 años que inviertan un 24% de su presupuesto de TV a YouTube.

Aumenta su audiencia cada vez más con usuarios que demandan contenidos concretos para un momento específico. Y quienes producen y generan esos contenidos cuentan cada vez con mayor influencia.

Tal es el boom y la atracción por los autores que la revista Forbes presentaba por primera vez una lista con los YouTubers más ricos del mundo. Figuras del medio online que no dejan de acumular audiencia. Para poder entrar en tan selecto ranking hay que tener unos ingresos de más de 2,5 millones de dólares. Como lo oyes. Y muchos de ellos empezaron de la manera más casual. El sueco Félix Kjellberg (alias PewDiePie) comenzó su actividad en YouTube subiendo vídeos en los que aconsejaba al resto de internautas acerca de trucos de videojuegos. Actualmente ostenta el primer puesto de la lista con 40 millones de suscriptores y unas ganancias de 2.500 euros al día. Y sólo tiene veinticinco años… Si queremos un ejemplo más cercano, en España tenemos a Rubén Doblas, o lo que es lo mismo, elRubiusOMG. Este YouTuber español, que empezó con vídeos de temática gamer y ahora se dedica más a contenidos de humor, tiene a día de hoy prácticamente 14.671.000 seguidores.

Aunque todavía lejos del éxito que ha tenido en Estados Unidos (en términos económicos, sociales…), la cultura YouTube en España crece día a día con gran penetración entre los más jóvenes. Es un medio que está en pleno desarrollo y que cada vez alcanza a más personas. Es un medio con un código propio que no tienen otros, que fideliza y capta a cada vez más audiencia. Las empresas se han dado cuenta e intentan aprovechar esa mina. Y muchas cuentan con los YouTubers para la promoción de sus eventos, productos, marca.... Sin ir más lejos, Sony contó con la colaboración de El Rubius y Mangel (otro YouTuber de éxito) para la promoción de la película “La entrevista”.

La clave del éxito de estos influencers es la cercanía que despiertan: son chicos y chicas normales haciendo cosas divertidas. No es difícil identificarse con ellos y por eso mueven masas y tienen a millones de personas pendientes de cada paso que dan. Una audiencia masiva receptiva a escuchar sus mensajes es un más que buen reclamo para las marcas.

YouTube es un medio para el relax y la diversión, y quien entra en él lo sabe. La naturalidad de los YouTubers y el espacio en el que se mueven, contagiado por el entretenimiento, son dos factores que les convierten en una plataforma que, incrementalmente, cada vez acapara mayor presupuesto. De hecho, 100 de los principales anunciantes de la plataforma asignaron un 60% más de presupuesto a YouTube en el Q2 de este año.

Por norma general, los YouTubers no suelen aceptar colaboraciones a ciegas con marcas ya que, según dicen, hacen sus vídeos para divertirse, con honestidad y no quieren perder esa esencia. Sí las aceptan si consideran que les aporta valor a su canal. Una máxima que les reporta credibilidad a ellos y, en consecuencia, dota a las marcas con las que trabajan de dosis de diferenciación de calidad en un contexto de alta saturación.

 

Foto | Andrew Perry