Snapchat vs Instagram Stories

Escrito por 

Lo audiovisual triunfa: El vídeo es el rey. Este furor se materializó con YouTube desde su fundación en 2005, pero ahora las principales redes sociales se apuntan a la carrera espacial del vídeo. No hay más que ver cómo desarrollan funcionalidades para compartir contenidos propios (Facebook Live) o, en su defecto, adquieren otras (Twitter con Periscope). Pero, si hay una red social que ha desatado la fiebre entre los adictos al vídeo, ha sido Snapchat. Sus números, nada menos que 10.000 reproducciones diarias según Bloomberg, han atraído las miradas de todos. Especialmente la de Facebook, que a principios de agosto lanzó Instagram Stories para competir de forma directa con el mismo formato. ¿Qué tienen estas redes sociales para haber encandilado al público millennial?

Snapchat nació en 2011 como una nueva plataforma de mensajería para enviar fotos o vídeos a grupos o contactos específicos. Una vez abierto el perfil, un usuario puede mandar snaps a contactos concretos o a todos los que añada. En el caso de enviar contenido a alguien, la peculiaridad es que sólo se muestra en la pantalla de quien los recibe por un período de entre 1 y 10 segundos. Después puede repetirse una vez y desaparece (de la pantalla y de los servidores). No ocurre lo mismo con los snaps que se publican en el perfil de cada usuario, éstos permanecen visibles durante 24 horas y pueden visualizarse de manera ilimitada hasta entonces.

Lo que atrae de Snapchat, aparte de lo efímero de sus publicaciones, es la cantidad de filtros y funciones para adornar fotos y vídeos. No son sólo filtros de color.  Se trata de modificar la cara o ponerle orejas y hocico de perro e incluso modificar el tono y la velocidad de la voz, por ejemplo. Se trata de una red social a la que cuesta acostumbrarse al principio, en cuanto al manejo de las herramientas y menús. Pero, una vez asimilado esto, se convierte en una plataforma fácil, rápida y muy divertida. De hecho, muchos medios de comunicación y personalidades de la política en EE.UU se valen de ella como método de comunicación con el público más joven (el target de Snapchat son los jóvenes de entre 13 y 24 años).

El 2 de agosto veía la luz Instagram Stories como rival directa de Snapchat. Cuenta con la ventaja de provenir de Instagram, muy asentada con sus 500 millones de usuarios, y de actuar bajo la atenta mirada de Facebook, que está imparable. Mientras Instagram es la red social de la belleza y la perfección (parajes idílicos, platos de comida que da pena comerse, outfits para cada ocasión perfectamente combinados…), Instagram Stories  da la opción a los usuarios de publicar mayor contenido, aunque sea de menor calidad, por el formato de fotos y vídeos más relajados y desenfadados. Tiene como novedad el filtrar las publicaciones y bloquearlas para usuarios concretos de forma que no puedan verlas, o para que lo hagan parcialmente. Instagram Stories no tiene los filtros de modificación de imagen y voz con los que cuenta Snapchat. Aunque es más fácil descubrir contenido nuevo y las métricas de datos son más específicas, lo que atrae más a los anunciantes. Por lo demás, el funcionamiento es igual.

De momento no parece que los usuarios de Snapchat hayan cambiado sus hábitos de visualización en la plataforma, a pesar de la irrupción de Instagram Stories, según un estudio de SensorTower para Business Insider  y su tiempo de permanencia ronda los 20 o 30 minutos diarios. Por el contrario, Stories le supera ampliamente en número de usuarios, pero el tiempo de permanencia es menor: Unos 15 minutos diarios. Eso en las dos primeras semanas de vida de la nueva función de Instagram. Veremos cómo evoluciona.