Old Habits, New Media

Escrito por 

Pensar el futuro en comunicación es una constante en nuestro sector y diría que una obligación profesional considerando el ritmo de cambio de hábitos en el consumidor y la necesidad de las marcas de contactar de forma eficiente. Para quien se encuentra en el lado del asesor para la entrega, pensar en el futuro es una faceta inherente a su actividad y ese es el caso de MediaCom, posicionada como una agencia de Content & Connections, que tiene su fin último en conectar con la audiencia a través del mensaje / contenido más relevantes. Estamos obligados a observar los comportamientos y hábitos del consumidor, lo que me lleva a hablar de cambio en esa premisa de “necesaria adaptación” de viejos hábitos a los nuevos medios que tenemos para comunicar.

 

En 2016 había 6.400 millones de dispositivos conectados, un 30% más que en 2015 según GARTNER. Para 2010 se espera que alcancemos los 50.000 millones. En este punto me gusta recordar la frase del escritor de ciencia ficción William Gibson, que nos anima a leer todos estos avances en clave de presente: “The future is already here. It’s just not widely distributed yet”. Esa clave de “presente” nos ayuda a interpretar lo que estos avances representan para el consumidor, que es quien realmente debe estar en el centro de nuestras reflexiones. Estoy pensando en el Streaming como la clave que explica la explosión de uso de nuevos medios y que nos abre formas revolucionarias de comunicar. Tenemos un consumidor con ‘Mentalidad de Streaming’, más abierto a descubrir y consumir contenidos de forma multimedia, puesto que tiene todo tipo de dispositivos conectados. Así, puede resultar interesante analizar la forma en que algunas compañías han interpretado esos avances aportando un valor muy concreto al consumidor:

 

  • Spotify. Sin duda un ejemplo de plataforma de streaming que crece por personalización rompiendo la barrera del “precio”. Cada individuo recibe recomendaciones en base al consumo anterior y prima la experiencia personalizada. Según el estudio ‘Streaming State of Mind’ desarrollado por GroupM en alianza con Spotify, los usuarios que usan streaming escuchan más horas de música (4,8 frente a 3,7) y visualizan más contenidos diferentes (6,4 frente a 6,0). Están abiertos a descubrir y dejarse recomendar y son más propensos a no hacer distinciones entre digital y tradicional.
  • Amazon. Un gran ejemplo de streaming basado en la recomendación adaptada al comportamiento de compra y de consulta, que sabe aprovechar sabiamente la compra por impulso con promoción de precio y servicio de entrega instantáneo. Su botón ‘One-Click’ es el exponente. Un modelo que le funciona para todas sus categorías. ¿La vuelta de tuerca? Una vez creada su Marca, con todo el valor que tiene para el usuario, ha saltado la barrera a la tienda física, convirtiéndose en librero e impresor.
  • Netflix. Con habilidad ha extrapolada el modelo de Amazon y Spotify al contenido audiovisual, siendo además productor, con la garantía de poder predecir las ventas.
  • WeChat Otro ejemplo de experiencia holística en una App, que abarca la experiencia del usuario por el uso de redes sociales, influencers, recomendaciones, y compras previas.

 

Cada día nos sorprende una nueva compañía que sigue este modelo, en mi opinión referente de un desarrollo y con vocación “consumer centric”, y que responden a necesidades del consumidor (propias o creadas). El reto de las marcas consiste en encontrar el formato, momento y contexto posible para acercar la mejor publicidad al usuario.

 

Allá donde está el interés del consumidor debe y puede estar presente la marca, con comunicación y publicidad. A priori tenemos dos evidencias a considerar.

 

  1. Las necesidades de los consumidores no han cambiado y la publicidad debe seguir enfocándose en ser relevante, resolver necesidades o inquietudes concretas del consumidor,
  2. Tenemos abiertas múltiples formas para relacionarnos con los individuos y somos capaces de hacerlo integrando todos los puntos de contacto y con una narrativa de marca atractiva y consistente.

Siempre enfocados en el consumidor, trabajando para encontrar la forma de entablar la relación con él, con un contenido o propuesta de marca que creativamente destaque y se adapte al momento actual.

 

Es cierto que la revolución digital ha supuesto un reto para muchos anunciantes que ven cómo algunos consumidores empiezan a pagar por no ver publicidad. Pero también es verdad que nunca antes tuvimos tantas formas, vías, fórmulas,.. de contactar con el consumidor como ahora.

 

Nunca antes estuvo tan cerca el punto de contacto y el de venta y eso representa una oportunidad única de adaptar nuestra comunicación para facilitar la relación del consumidor.

 

Disfrutemos de esta etapa, pero pensemos que al final y al cabo no es tan distinta de lo que veníamos haciendo. Old habits, new media.

 

Este artículo fue publicado originalmente por Kantar TNS.  

Foto ! Theilr