¿Quieres tener una mejor relación con la agencia? Mejora los concursos (I)

Escrito por 

Hoy quería compartir con vosotros un fantástico artículo de Toby Jenner, Worldwide COO de MediaCom, que ha publicado en el blog internacional de la agencia y previamente fue publicado en Campaing. En él habla de las relaciones con las agencias y de los concursos y procesos de selección de las mismas. Suscribo cada una de sus palabras. Aquí os dejo la traducción y espero que sirva de punto de partida para iniciar un debate necesario en el sector.

Las agencias venden. Vendemos nuestros servicios, nuestras habilidades, nuestras herramienta y nuestro talento cada día.

Trabajamos colaborativamente con una gran variedad de clientes diversos para producir y ejecutar estrategias y planes de comunicación con éxito. Y al mismo tiempo navegamos simultáneamente en la carretera con curvas y baches de los concursos para convertir a los prospects en socios comerciales.

Recientemente se ha hablado mucho sobre lo que hace que un concurso sea bueno e incluso, me atrevo a decirlo, un concurso agradable con el que disfrutar. Algunos creen que es un proceso bien administrado, tal como lo definió un claro cliente interesado. Esto es importante, pero son solo los conceptos básicos brillantes.

Inspirándome en mi reciente y amplia experiencia en concursos, pienso que ignoran tres hechos claves.

Primero, las agencias trabajan simultáneamente en diferentes concursos. La responsabilidad recae en los clientes para inspirar a los equipos que desean trabajar con ellos más que nadie. 

Algunos intermediarios y clientes todavía creen en tener atada a la agencia  con agresividad gestión de costes y estipulaciones contractuales basadas en enfoques punitivos: Esta no es la mejor forma de aprovechar al máximo a tu equipo del concurso y a tu nueva agencia.

En un concurso internacional reciente, el cliente no solo asumió el coste del proceso sino que también recompensó al equipo d con vales de regalo de 100 dólares para gastar después de la presentación del concurso. Comportamientos como estos me hacen recobrar la fe en que la combinación de proceso y rigor con la inspiración, el respeto mutuo y una buena dosis de colaboración siempre tendrán mejores resultados. 

No se trata de tener clientes que acepten cualquier cosa. Se trata de establecer una relación en que las personas y agencias sean  verdaderos socios y que aborden conjuntamente los desafíos a los que se enfrentan juntos desde el momento en que comienza el concurso.