Lledó Holgado

Alcanzar al usuario de manera significativa es todo un reto. Su atención, cada vez más escasa, se fragmenta entre múltiples canales para llegar hasta ellos y los dispositivos desde los que se conectan. Estos no hacen más que aumentar, y en 2021 habrá 28.000 millones de dispositivos conectados, según el último Ericsson Mobility Report. Un contenido potente en los medios adecuados pasa por ser una de las soluciones a esta atención tan efímera.

A estas alturas, el que no haya oído hablar de Pokémon Go o de Snapchat es porque no vive en este planeta. Lo primera ha sido el boom del verano, llegando a registrar 100 millones de descargas antes de cumplirse un mes de su lanzamiento. Lo segundo es la red social millennial de moda. Con permiso de Instagram Stories que vio la luz el pasado 2 de agosto y que, de momento, no le da muchos dolores de cabeza a Snapchat.

¿Qué tienen en común estas dos apps, Pokémon Go y Snapchat? La realidad aumentada (RA): Esa tecnología que mezcla en nuestros dispositivos el mundo físico en el que vivimos con otros mundos virtuales a través de las imágenes.

Hace días leíamos que YouTube se sube al carro de la producción audiovisual. Lo hace a través de una serie basada en Step Up, un éxito de taquilla que protagonizaron Channing Tatum y Jenna Dewan en 2006. La película cuenta la historia de dos jóvenes que aspiran a ser bailarines profesionales. YouTube ha visto su potencial y ha decidido estrenarse como productora de series basando su primer proyecto precisamente en ese film. Esta vez la plataforma de vídeo más famosa de Internet quiere estar detrás de la producción de la serie y convertirla en producto propio.

Palabras como m-commerce, big data, Internet of Things o wearables no dejan de aparecer por doquier como tendencia, a pesar de que algunas son ya una realidad en nuestra vida cotidiana. Y, si en algo se insiste estos años, es en que vivimos en la era del Contenido y el Contexto. Oímos que la mejor manera de diferenciarse y de seguir siendo competitivos es crear contenidos de calidad, interesantes, atractivos y que aporten valor. Yendo más allá, los que más nos calan e impactan son los audiovisuales. YouTube es la red social del vídeo por excelencia y se dice que es la televisión del futuro. Google, incluso, ya ha recomendado a las marcas con foco en la audiencia de entre 16 y 34 años que inviertan un 24% de su presupuesto de TV a YouTube.

¿Quién no ha pedido alguna vez un lego por Navidad? Cientos de piezas de colores para dar vida a nuestros universos imaginarios. A simple vista, se trata de una marca de pequeños bloques de construcción que trata de fomentar la creatividad e imaginación de los pequeños contrarrestando el dominio de la tecnología digital. Pero lo cierto es que sus ‘juguetes’ y piezas interconectables, las que forman el mundo LEGO, han saltado de la caja para convivir con nuestro mundo.