Rubén Buenvarón

Se acaba el Festival de Cannes Lions y, polémicas aparte, deja un regusto que conviene pararse a paladear. Porque, más allá de premiar las mejores campañas, este festival supone un adelanto de lo que será tendencia en la industria. En MediaCom Global han extraído cuatro. ¿Las repasamos?

Es curioso. Facebook, el medio más utilizado del mundo, no genera contenidos. Airbnb, el proveedor de alojamientos más grande del mundo, no tiene en propiedad ningún inmueble. Toca vivir tiempos diferentes y apasionantes. Cambian los mecanismos dedicados a satisfacer las demandas de los consumidores, pero no lo hacen sus necesidades.

Hace unos años se hablaba en el sector de la tendencia hacia la agencia de servicios plenos y la colaboración estrecha entre agencias de medios y creativas es una respuesta eficaz a esa inquietud. Demanda lógica porque vivimos afectados por la transversalidad y cada vez se promueve más la sinergia entre equipos, la fluidez en la comunicación. Como partners, se nos involucra más en el día a día del anunciante. Y lo cierto es que trabajar de esta manera, más integrados, revierte en una mejora de la eficiencia en procesos y de la eficacia en resultados.

Publicidad nativa. Formato no intrusivo, amable y cercano, que favorece captar la atención de un consumidor que recibe al día miles de estímulos no siempre deseados allá donde va. Pero es publicidad, aunque afecte mínimamente a la navegación en un site, de un consumidor que cada vez está menos dispuesto a recibir publicidad al uso, especialmente en su móvil, y que demanda interfaces más limpias. No hay más que ver lo que están haciendo plataformas como Facebook y Google en sus páginas en móvil, aplicando diseños más limpios que minimizan la presencia del display. Y precisamente por este cambio puede ser una magnífica aliada que haga incluso innecesarios los adblockers. Precisamente, en este ámbito –el mobile– es donde la publicidad nativa puede tener mayor recorrido a lo largo de este año porque, al revés que el display, evita los clics por error.

Si hace unos años te hubiera preguntado de qué manera pagabas tus compras, seguro que me hubieras dicho que con tarjeta, por supuesto. Probablemente si te lo pregunto ahora, tu respuesta no está tan clara y es posible que menciones el pago por móvil.

Un estudio de BT lo confirmaba hace poco: La tienda física no ha muerto y tampoco se espera que vaya a hacerlo. Las tiendas online y físicas no sólo coexisten, sino que se complementan perfectamente. El consumidor ha cambiado su forma de comprar y el sector retail está sabiendo adaptarse a lo que la sociedad digital demanda: Omnicanalidad. El usuario se relaciona con la marca desde múltiples touchpoints hasta decidirse a comprar. Y, de hecho, uno de cada tres consumidores empieza el proceso de compra en la web de la compañía, aunque finalmente compren en una tienda en la mayoría de los casos. El mundo online y el offline se complementan para enriquecer la experiencia de compra.

¿Te has resistido a descargarte Whatsapp? ¿Conoces a alguien que no lo tenga? Lo dudo, aunque con la vuelta a lo ‘vintage’ tal vez es posible que en tu familia o grupo de amigos tengas esa ‘rara avis’. Consérvale! Debe ser un tipo interesante y singular con el que conservar.